La sal, esencial en la dieta si no la tomamos en exceso

• En España se consume demasiada, en buena parte porque ésta se oculta en alimentos procesados y preparados. El Plan de Reducción de Sal, ya en marcha, busca informar al consumidor y promover una nutrición más saludable
sal, salero
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El 80 por ciento de los españoles consume más sal de la recomendada, en buena parte porque esta sal se esconde en alimentos procesados y preparados. Así se deduce de un análisis realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en el que se han estudiado más de 1.200 alimentos procesados de consumo habitual en la dieta de los españoles. A partir de este estudio nutricional la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) ha presentado un Plan de Reducción del Consumo de Sal en España, que el Ministerio de Sanidad ha llevado ya a la práctica, con el objetivo de informar al consumidor y promover una nutrición más adecuada.

Y es que, a pesar de que la sal forma parte de nuestra dieta, un consumo excesivo puede ser perjudicial para la salud. Su reducción podría evitar miles de muertes cada año por isquemia cerebral e infartos. Sin embargo, entre el 70 y el 75 por ciento de la sal consumida proviene de alimentos procesados y consumidos fuera del hogar, lo que se conoce como ‘sal oculta’. Los efectos de ese elevado contenido en sal se hacen sentir cada vez más. Los españoles consumen, según AESAN, 9,7 gramos de sal por persona y día, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no superar los cinco gramos. Por eso, se hace muy importante identificar los alimentos con mayor contenido en sal para reducir su consumo.

El estudio desarrollado por la OCU, cuyos resultados se han dado a conocer por la AESAN, revela que los alimentos con más sodio son las aceitunas, embutidos, anchoas, pescados ahumados, sopas, caldos y salsas preparadas y preparados de pescado y de ave, seguidos de los cereales de desayuno, las conservas de pescado y vegetales, la comida rápida y los platos preparados y quesos, que tienen una cantidad de sal media.

La sal en su justa medida

La sal común o cloruro sódico (NaCl) es un compuesto mineral. El sodio (cada gramo de sal contiene entre un 40 y un 60 por ciento de sodio) es un nutriente esencial que permite al organismo mantener el equilibrio iónico y retener el agua para conseguir un buen nivel de hidratación. Gracias a ella, es posible realzar el sabor de los alimentos.

Su uso se generaliza desde la antigüedad para conservar los alimentos y acentuar precisamente su gusto. Sin embargo, como ocurre con otros nutrientes, es consumido en exceso. Las necesidades mínimas de sal al día se establecen en unos tres gramos, cantidad que es suficiente para cubrir los requerimientos mínimos del cuerpo.

Si quiere disminuir su consumo, deberá reducir la ingesta de alimentos elaborados o procesados y aumentar la de productos elaborados en casa a partir de ingredientes frescos.
Entre los alimentos que pueden suponer un importante aporte de sal están el pan, los cereales o el tomate frito. Si quiere tomar menos sal, debe moderar su consumo. Asimismo, limitará el de aquellos otros alimentos ricos en sal como embutidos curados, quesos, aceitunas y salsas, entre otros.

Otro consejo de utilidad pasa por rebajar la adición de sal en el cocinado. Es preferible añadirla en el último momento, con lo que se usa menos cantidad. También se recomienda el uso de especias, limón, vinagre y hierbas aromáticas para sazonar las comidas.

En los alimentos preparados que no puedan ser sustituidos podrá elegir, en lo posible, las marcas que tengan el contenido en sal (sodio) más bajo. Para ello, podrá fijarse en la información nutricional de la etiqueta.